Ventas Cerrado
Tel. Alquileres Cerrado

La ordenación del territorio en la Costa del Sol

Colaboración necesaria entre Junta de Andalucía y Ayuntamientos de la Costa del Sol, para configurar el modelo territorial de nuestra zona.

Por Ignacio Pérez de Vargas, Pérez de Vargas Abogados, Marbella

Se han celebrado en Marbella, los días 28 y 29 de enero de 2014, unas Jornadas sobre el modelo territorial de la Costa del Sol, que han sido inauguradas por la Presidenta de la Junta de Andalucía y han sido clausuradas por la Consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

En las Jornadas han intervenido como ponentes, profesionales vinculados a la Universidad, a la Administración Pública y al ejercicio de profesiones liberales.

Estamos en el momento adecuado para abrir un debate sobre el modelo de ordenación del territorio en la Costa del Sol, una vez superados los peores momentos de la recesión económica y cuando vislumbramos los primeros rayos de luz en el horizonte, que nos anuncian el inicio de un periodo de recuperación económica.

En este sentido, entendemos que la Junta de Andalucía y los Ayuntamientos deberán colaborar en la configuración del modelo de ciudad, que queremos para el futuro del área turística litoral, que es la Costa del Sol.

Debemos partir de un modelo territorial existente, en fase de consolidación, desarrollado durante las últimas tres décadas, en el que con seguridad existen deficiencias, susceptibles de ser mejoradas.

En la actualidad, no podemos ocultar la existencia de una tensión institucional entre los municipios de la Costa del Sol y la Junta de Andalucía, como consecuencia de la resistencia de la mayoría de los municipios de adaptar sus planes generales a los límites de crecimiento del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía ( POTA ) aprobado por Decreto 206/2006.

A pesar de haber transcurrido más de siete años desde su aprobación, debemos resaltar la escasa implantación del POTA a través los planes urbanísticos municipales. En este sentido, ponemos de manifiesto que de los 62 municipios costeros andaluces sólo 10 (16%) han revisado sus planes urbanísticos para adaptarse al POTA.

Con la finalidad de incentivar a los municipios a la revisión de sus planes generales para su adaptación a los límites de crecimiento establecidos en el art, 45 del POTA, se han dictado disposiciones legales, que no han surtido los efectos deseados.

El Decreto Ley 5/2012 ha implantado las medidas urgentes para incentivar la revisión de sus planes generales, como son la subrogación de la Consejería en las competencias de planeamiento de los municipios, en caso de no revisar sus planes generales para la adaptación al POTA, y a su vez, la prohibición de tramitar instrumentos de planeamiento de desarrollo, que superen los límites de crecimiento del POTA, en los municipios que no hayan tramitado la referida revisión del planeamiento urbanístico.

La Secretaría de Ordenación del Territorio ha dictado la Instrucción 1/2013 interpretando los límites de crecimiento de los municipios, establecidos en el art. 45.4.a del POTA, como prohibiciones absolutas de superar los porcentajes de crecimiento ( 30% población y 40% suelo urbano ).

Esta interpretación ha provocado que la mayoría de los municipios de la Costa del Sol no revisen sus planes urbanísticos, para ser adaptados al nuevo modelo de ciudad configurado en el POTA, y por tanto, el desarrollo del marco legal esté incompleto.

Sin embargo, la interpretación de los Tribunales es considerar los referidos límites como criterios básicos, para ser desarrollados en el ámbito de la Costa del Sol, mediante la aplicación de criterios específicos, en función de sus características poblacionales, culturales, económicas, territoriales, etc…., con posibilidades de superación de forma razonada y justificada.

En nuestra opinión, esta es la interpretación correcta, que permitiría establecer las bases de una colaboración entre la Junta de Andalucía y los municipios de la Costa del Sol, para completar el edificio normativo, en la actualidad, a medio construir.

Por ello, apoyamos la alternativa de completar la planificación territorial en los municipios de la Costa del Sol, desarrollando los criterios básicos contenidos en el POTA, mediante la aplicación de los criterios específicos derivados de las singularidades de los municipios turísticos del litoral, y a su vez, respetando los principios de jerarquía normativa y de autonomía municipal.

En el ámbito de la Costa del Sol, el cómputo de la población, a efectos de cálculo de los límites de crecimiento, deberá considerar la población de hecho, por tratarse de un área turística litoral, en la que existe un alto porcentaje de población real no censada, tal como reconoce el Plan de ordenación del territorio subregional de la Costa del Sol, con referencia al año 2003 :

Población de derecho: 290.200 h.
Población real: 616.314 h.

La Instrucción 1/2013 de la Secretaría General de Ordenación del Territorio establece que se tomará como población existente base del cálculo, la que figure en el último Padrón Municipal de Habitantes. De esta forma, la previsión de crecimiento tomará como base la población censada y no la población de hecho.

Existe una diferencia sustancial en calcular el 30% de crecimiento de la población, si tomamos como base la población censada en los municipios de la Costa del Sol ( 290.200h ), a tomar como base la población de hecho ( 616.314h ).

En el ámbito de la Costa del Sol, se deberían excluir del cómputo de crecimiento, las superficies de suelo de uso global turístico, en los mismos términos que el Decreto 11/2008 excluye los suelos industriales, con la finalidad de potenciar la actividad económica, para el ámbito regional de Andalucía.

Parece evidente que la principal actividad económica de la Costa del Sol es el turismo, y en consecuencia, los suelos de uso global turístico deberían ser excluidos a efectos de calcular el límite de crecimiento de nuevos suelos por urbanizar, con la finalidad de fomentar la actividad económica de la zona.

De igual forma, parece conveniente la exclusión del cómputo de crecimiento las superficies de uso característico terciario ( comerciales, oficinas, etc… ), con la misma finalidad de potenciar la actividad económica de la Costa del Sol, como área turística litoral.

En definitiva, la Junta de Andalucía y los Ayuntamientos de la Costa del Sol deberán colaborar, en el ámbito de sus respectivas competencias, para completar las revisiones de los planes urbanísticos municipales, respetando las singularidades de la zona, derivadas del turismo, como principal actividad económica, con la finalidad de establecer un marco legal que permita un desarrollo equilibrado para el futuro.

contactar
Chat